Tus busquedas en Psicologia

Google

¿Qué es el trastorno afectivo bipolar?

Cada vez se habla más del Trastorno Afectivo Bipolar. ¿Pero de que se trata realmente?, ¿cuan frecuente es?, ¿Qué riesgos tiene para quien lo sufre y para su familia?

El Trastorno Afectivo Bipolar (TAB), es una condición médica en la que se altera el afecto de una persona. Puede llegar a alterarse también el pensamiento pero la alteración básica esta en el afecto. Recordemos que habitualmente hablamos de 4 diferentes estados afectivos: alegría, tristeza, rabia y miedo; estos son algo natural en cada uno de nosotros, son respuestas ante las situaciones externas que incluso tienen una función adaptativa (como ya se menciono cuando hablamos del miedo), pero que pueden llegar a salirse de los niveles esperados y entonces comienzan a generar problemas.

Cuando estamos expuestos ante una situación estimulante respondemos con un estado "acorde" a la situación, acorde en calidad (alegrarme por algo bueno, molestarme por algo ofensivo, asustarme por algo peligroso, etc.), y acorde en cantidad (conservar una proporción entre la importancia de lo que me ocurre y lo que estoy sintiendo), de esta manera si me deprimo, me irrito enormemente o me alegro en exceso por situaciones insignificantes hay que entrar a revisar que pasa con el afecto.

Las respuestas afectivas suelen darse dentro de un rango, y este es individual; en realidad no existe una persona que sea completamente plana emocionalmente, podría entonces ser este rango mas o menos grande pero no absolutamente plano. Cada uno responde afectivamente según su cultura, crianza, confianza en el entorno, temperamento, estado de salud, etc. muchas cosas intervienen en como respondo afectivamente, por ejemplo el embarazo o el periodo menstrual en la mujer son estados en que las hormonas claramente interfieren en sus respuestas afectivas; las preocupaciones, la edad, hasta la hora del día suman como factores que intervienen en que no siempre mi animo sea igual; luego de sumar todos esos factores lo resultante es que cuando algo me ocurre respondo con una emoción que se mueve o varia de manera predecible hasta cierto punto. Si pudiéramos medir el afecto diríamos que este se mueve por ejemplo de 4 a 7 en una escala de 0 a 10, no ocurre a diario que tengamos una alegría máxima o una tristeza máxima, y si ocurre es algo transitorio y hay tendencia a la regulación y volvemos al estado basal; pero cuando el afecto de una persona se va a uno de los extremos de manera desproporcionada y sostenida, entonces se establece una enfermedad. El Trastorno Afectivo Bipolar es una condición médica en la que la persona puede presentar una alegría excesiva (euforia marcada), una tristeza intensa (depresión) o ambas.

En la enfermedad bipolar se empieza a tener un afecto exagerado o demasiado bajo, y esto no ocurre de manera voluntaria; la persona ni decide empezar a sentirlo, ni tampoco elije cuando dejar de sentirlo. Podemos decir que hay una manera "modulada" de conducir un automóvil en la autopista, o sea dentro de unos rangos habituales, pero un día sin quererlo y también sin poderlo evitar, se comienza a conducir demasiado rápido (polo del exceso de animo) o demasiado lento (polo de la falta de animo). Tarde o temprano esa nueva forma de conducirse en la vida será un problema para si mismo y para los demás. En algunas crisis solo se presenta la fase depresiva y en otras solo se presenta la fase eufórica (que se llama hipomanía o manía.

Según la gravedad), en ocasiones se pueden dar las dos fases en el mismo episodio pasando de un polo al otro, y en este caso se llama episodio mixto. Ojo no toda tristeza es depresión y no toda alegría o euforia es hipomanía o manía, hay que recordar que las emociones son algo normal.

Por ultimo mencionaremos que el riesgo de la enfermedad Bipolar va más allá del hecho de estar "muy triste o muy alegre". Por un lado tenemos la tristeza excesiva o depresión, de la que nos podemos imaginar algunos de sus riesgos: perder el interés por todo lo que nos rodea, estar irritables y arriesgas las relaciones interpersonales, no rendir en el trabajo, perder amigos (entre muchos otros riesgos), considerando al peor de todos ellos como el riesgo suicida cuando la severidad es mucha y no hay tratamiento. Por el lado de la alegría excesiva tenemos que entre los riesgos están: dejar de dormir, también aparece la irritabilidad excesiva, molestar a compañeros de trabajo por hablar demasiado u ofenderlos por sentirnos demasiado importantes (autoestima exagerada), podríamos insultar a nuestros jefes o subalternos, se pierde la capacidad de tener una conversación clara por tener muchas idea en la cabeza, etc, siendo lo mas peligroso en este polo el poder llegar a realizar conductas de riesgo de cualquier tipo (como fiestas repetitivas, inicio de consumo de sustancias psicoactivas, deportes peligrosos, gastos excesivos de dinero, entre muchas otras) pudiendo también presentarse alteración del pensamiento, agitación psicomotora con su consecuente agresividad. Cuando esta fase es muy intensa no se mide el peligro de manera adecuada y quien la sufre podría hacerse daño a si mismo o a los demás por ejemplo conduciendo un automóvil. Todo lo ultimo aquí mencionado será aclarado mas adelante cuando hablemos específicamente de los síntomas de esta enfermedad.

No todo es bipolaridad, es cierto que la gran mayoría de las personas con emociones intensas son individuos sanos, pero también es cierto que la gran mayoría de aquellos que si tienen bipolaridad, tendrán muchos riesgos, sufrimiento, consecuencias y secuelas derivados de esta enfermedad si no adquieren un conocimiento y tienen un tratamiento adecuado para esta enfermedad.



Jorge Andrés Lozano Ovalle                                                           http://vidaafectomente.com/web/

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

deja tu comentario que nos ayuda a mejorar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...